Estoy lista para retomar mi vida laboral, pero no sé cómo.

La llegada de un hijo es un acontecimiento tan grande y tan importante que puede incluso llegar a hacernos replantear por completo nuestra vida.  

Muchas veces nos caracterizamos por ser excelentes profesionistas, vamos creciendo nuestra carrera profesional a pasos agigantados, y de repente, un día nos convertimos en mamás. Por supuesto que es un sueño de vida que muchas mujeres tenemos, y con todo y sus altibajos emocionales, nos sentimos las más afortunadas por tener en nuestros brazos, aunque suene cursi, el milagro de la vida. 

Poco a poco se acerca el fin de la incapacidad por maternidad y miles de ideas y sentimientos encontrados llegan a nosotras, por una parte sabes que quieres continuar con esa exitosísima carrera profesional, pero por otro lado sientes que no quieres alejarte de tu bebé. 

Afortunadamente existe una solución a este crucial punto de nuestra vida: la decisión es nuestra. Pon manos a la obra, descúbrete y disfrútate en una nueva faceta de tu vida.

  1. Reconéctate con tu yo profesional: 
    1. Regresa en el tiempo a aquellos momentos en tu carrera en los que fuiste realmente feliz y plena.  
    2. Haz una lista de todos los logros que te hicieron feliz y también recuerda aquellas cosas que no te gustaban.
    3. Busca antiguos colegas, amigos y familiares y pregúntales (desde su perspectiva) para qué eres buena.
  1. Reconéctate con tu yo personal:
    1. Regresa en el tiempo a aquellos momentos en los que te sentías próspera como mujer y recuerda qué estabas haciendo, con quién estabas, cómo era el ambiente en el que te desenvolvías.
  1. Déjate llevar por la curiosidad:
    1. Habla con personas que sepas que aman su profesión y descubre qué es lo que más les apasiona
    2. Encuentra personas que han hecho cambios radicales en su vida profesional y/o personal y pregúntales sobre esta experiencia
    3. Busca personas que hagan cosas que tal vez podrían interesarte y platica con ellas
    4. Toma nota de todo aquello que ves, escuchas y lees, tal vez no te has dado cuenta que tienes alguna tendencia e interés hacia un tema en específico.
  1. Identifica tus fortalezas:
    1. Haz una relación de las cosas para las que eres buena tanto en trabajo remunerado, trabajo voluntario, vida familiar, vida social e incluso vida personal.
    2. Encuentra las similitudes, patrones y tendencias, analiza y resalta aquellas cosas que coinciden
    3. Puedes añadirlas como habilidades y competencias en tu CV
  1. Identifica los motivos por los cuales estás buscando nuevas oportunidades laborales:
    1. ¿Necesidad como desarrollo personal?
    2. ¿Necesidad económica?
    3. ¿Tu paz mental lo necesita?
    4. ¿Buscas dar un ejemplo de vida?

Después de hacer este ejercicio, te darás cuenta que puedes tener una gran oportunidad en nuevos puestos, nuevas industrias ¡e incluso emprendimientos!

Es muy probable que tengas habilidades y competencias que ni siquiera sabías que tenías, y recuerda que mientras más claridad tengas en identificar qué es lo que realmente quieres hacer, más fácil y enfocada será la búsqueda. 

Comments are closed.

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑

%d bloggers like this: